d

WE ARE BRUNN

Let’s Work Together

Image Alt

Author: Cèsar Palazuelos

En marzo de 2010 -me recuerda Twitter- empecé a navegar en este Nautilus gigante, universal. Me adentré en él sin saber el destino del viaje que todavía continúa, con descubrimientos tan apasionantes: gente, contenidos, sonrisas, ironías, amistades

NewsCred publicó hace unos días una lista con las 21 agencias de contenidos más creativos, una especie de ranking anual -desde el punto de vista anglosajón, para variar. Las hemos recopilado todas por si quieres seguirlas en Twitter.   Lista en Twitter de las

Logo de Google+ análisis de la agencia de marketing Salabre en Jávea y Dénia

Se lo oí decir a José Luis Orihuela en el Congreso Comunica 2.0 de 2013: "Google+ es como el gimnasio, todo el mundo se apunta y nadie va". He malgastado pasado los últimos seis días sólo en esta red social en el marco del proyecto #SocialMedia615.

Básicamente me ha servido, como en el caso de LinkedIn, para actualizar y completar mi perfil y reordenar mis círculos. Y no ha sido por falta de ganas de interaccionar sino porque la soledad que sufre el usuario de Google+ es devastadora.  

La red social de Google es buena para posicionarte... en Google, faltaría. Sin embargo, en la actualidad -al menos en España- para nada es humana. Muchas publicaciones están automatizadas y carecen de comunidad; siempre desde el punto de vista de marca personal, que es el planteamiento inicial del proyecto #SocialMedia615. La segunda fase abordará la marca corporativa o empresa.

Soy consumidor habitual de los contenidos creados y compartidos por Foxize School. Me parece un proyecto referencia en este sentido. Esta semana me he leído un documento colaborativo mucho más que interesante para los que nos dedicamos al marketing digital.

El proyecto #SocialMedia615 tiene como objetivo ir más allá de lecturas y superar la experiencia superficial diaria para ver realmente cómo se interactúa en una red social. La clave es la limitación de no poder utilizar ninguna más durante 6 días. En esta primera fase, desde el punto de vista de una marca personal, la mía. Linkedin ha sido la primera -terminaron ayer los 6 días- y lo resumiría como una gran decepción. Sobre esta red social, estaba convencido de que con más tiempo podía sacarle más rendimiento. Nada de eso. Linkedin tiene un problema muy grave: la mayoría de los usuarios la consideran -sólo- una red social de conexión; y punto. No la ven como un espacio de interacción y conversación.

El muro es un reguero de conexiones y, lo más llamativo, publicaciones de contenidos de calidad -mucha- que apenas consiguen un par de recomendaciones; eso en el caso, incluso, de usuarios con miles de contactos. Yo empecé el martes con 658 contactos y ahora tengo 673. La mayoría los he solicitado yo mismo.

 

Mantén actualizado tu perfil en LinkedIn

Durante los 6 días he intentado desarrollar una actividad intensa (compartir contenidos, recomendar los de otros, mencionar a usuarios, comentar otras publicaciones, publicar en grupos...) con la que no he obtenido prácticamente feedback. Por eso, me he centrado en optimizar mi perfil con fotos nuevas, un extracto renovado, la edición mejorada de mi experiencia profesional... Acaso los contenidos que he compartido no son interesantes, podría preguntarme. Pero es que las publicaciones de todo un gurú como Guy Kawasaki (su perfil alcanza los 1.466.000 seguidores) no llegan a veces ni a las 100 recomendaciones.

¿Un vídeo que tiene como objetivo que al terminar de verlo abandonemos –como mínimo unos minutos- el dispositivo móvil en el que lo hemos visualizado? Sí, esa es una de las acciones pensadas por la agencia Sapristi para la nueva

Etapa en Instagram del proyecto SocialMedia615 impulsado por Cèsar Palazuelos, community manager y director de la agencia de marketing digital Salabre en Jávea, Dénia, Moraira, Marina Alta

Hemos superado el ecuador del proyecto #SocialMedia615 dejando atrás, por orden: LinkedIn, Google+ e Instagram. Esta última red social es la que tiene un mayor crecimiento en los últimos años. Durante los seis días que ha pasado sólo en Instagram he tenido la sensación de que es como la discoteca de moda del momento: va todo el mundo (con todo el mundo me refiero a muchos, muchísimos, de mis amigos de Facebook y seguidores de Twitter) independientemente de los gustos de cada uno. De hecho, eso se ve en el resultado final: las fotografías.  El abanico de temas, perspectivas, filtros... es tan amplio como usuarios hay.

El poder de la imagen vence siempre a cualquier otro. Instagram tiene ese poder y lo va a poseer durante mucho tiempo -eh, community managers. Además, la posibilidad de mantener conversaciones le da más valor aún. Si a eso sumamos la ausencia de publicidad -aunque va a haberla y pronto-, el resultado está claro: la hegemonía. Con razón, Instagram se ha convertido en un objetivo prioritario de las marcas. En esta primera fase, el proyecto #SocialMedia615 abarca sólo la marca personal.